Manifiesto en solidaridad con Palestina

No en nuestro nombre

Desde hace más de un mes asistimos a una escala de violencia y a una deshumanización contra la población de Gaza, bajo la pasividad de las grandes potencias y la complicidad de los medios de comunicación. La población palestina está sufriendo un castigo colectivo brutal que vulnera los derechos humanos internacionales y que bien se puede calificar como crimen de guerra.

Los recursos más básicos como agua potable, comida, suministros, electricidad, medicinas… están siendo bloqueados y las infraestructuras más básicas, como hospitales, destruidas. Según el último informe de la UNRWA, desde el 7 de octubre, casi 1,5 millones de personas han sido obligadas a un desplazamiento forzoso en toda la Franja. Según el Ministerio de Salud Palestino, más de 10.328 personas han sido asesinadas. De ellas, el 67% son niños y niñas y mujeres. Esto se suma a las 2.450 personas reportadas como desaparecidas, presumiblemente bajo los escombros de edificios destruidos, entre ellas 1.350 niños y niñas. A lo que hay que sumar las muertes de los cooperantes, médicos y periodistas.

Solidaridad con Palestina
Solidaridad con Palestina

Ante estos hechos podemos afirmar que estamos asistiendo a un genocidio en directo, sostenido por políticas colonialistas, militaristas y racistas. La ocupación y el apartheid ejercicio por Israel niega sistemáticamente el derecho a existir del pueblo palestino, atacando los derechos más fundamentales.

Frente a la magnitud de estos acontecimientos y la falta de acción de los líderes mundiales, desde Mujeres Mirando Mujeres queremos manifestar nuestra indignación y repulsa ante una situación inaceptable e insostenible. Como asociación que trabaja por la libertad y la igualdad, no podemos ser indiferentes ante tanto sufrimiento e injusticia. Por lo que hacemos público nuestro apoyo y solidaridad con el pueblo palestino, nos unimos a la llamada urgente de alto al fuego en Palestina, exigimos el cese del bloqueo, condenamos la impunidad y la violencia ejercida sobre la población civil y exigimos justicia y seguridad, como así lo recoge el derecho internacional.